09/07 – El INTA apoyó el valor agregado de la producción regional y artesanal

En Caminos y Sabores participaron más de 30 productores de 14 provincias apoyados por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria.

Alimentos, vinos caseros, hilados y servicios de turismo rural entre otros productos regionales y artesanías del país llegaron a Caminos y Sabores de la mano de emprendedores y artesanos de 14 provincias, que mostraron las riquezas de su tierra, acompañados por el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria).

Emprendedores y productores de distintas geografías del país trabajan con el INTA a través del Profeder – Programa Federal de Apoyo al Desarrollo Rural Sustentable. Este organismo, creado en el año 2003, busca fortalecer el desarrollo con inclusión social, integrando las economías regionales y locales hacia los distintos mercados internos e internacionales.

“Más de 30 productores representantes de 14 provincias, tienen la posibilidad de acercarse a Buenos Aires y mostrar lo que hacen, generan y producen en los rincones más remotos con los cuales trabaja el INTA”, afirma Diego Ramilo, gerente de Gestión de Programas de Desarrollo Rural del INTA.

Participar en la feria es una demanda permanente y muy valorada por los propios productores, que encuentran un espacio donde poder mostrar lo suyo, dar a conocer el valor agregado de su trabajo en conjunto. “Es la oportunidad para mostrar el trabajo federal y la diversidad de experiencias productivas, de servicios y de agregado de valor”, asegura Ramilo.

El INTA propuso una representación federal con 145 productores de distintos puntos del país. Se encontraron artesanías regionales en el camino de la Tradición. En el área de bebidas se probaron los vinos caseros de Salta y Mendoza. En el camino de los Dulces hubo productos andinos de Chubut, ricas sabores de Córdoba y Chaco. También hubo propuestas de Turismo Rural de las provincias de Santiago del Estero, Misiones y Entre Ríos; como frutos de la tierra de Río Negro y quesos santafecinos.