7/07 – Las comunidades originarias hacen pie en La Rural

Además de alimentos regionales, Caminos y Sabores está plagada de artesanos que traen sus producciones en cuero, metales, madera y lana desde todas las regiones del país. La feria sigue hasta el lunes 9 de julio, de 12 a 21 hs en La Rural.

Caminos y Sabores, la feria de alimentos regionales, artesanías y turismo que se lleva a cabo hasta el lunes 9 de julio en La Rural, es un espacio donde los visitantes pueden encontrarse cara a cara con productores de todo el país y conocer las historias que dieron nacimiento a sus producciones. Pero la feria no es sólo de alimentos, sino que posibilita un contacto con productos realizados a partir de saberes ancestrales que se transmiten de boca en boca, y que permiten que la tradición mejor entendida llegue a nuestras manos.

Desde Salta, por ejemplo, ha venido Comunidades Unidas de Molinos, una organización de 50 trabajadoras pertenecientes a 16 comunidades originarias que producen tejidos con lana de oveja y de llama. “Hacemos el proceso completo: desde cuidar a las ovejas hasta que la lana sale a la venta. En general trabajamos a dos agujas, pero también hacemos barracán, la tela que se hace con telar para hacer ropa. Trajimos sacos y ponchos, fieltro de lana, almohadones, pullóveres… es la primera vez que venimos y ya vendimos un montón”, cuenta Marisel Castillo, que agrega que para cuidar a los animales, mejorar los diseños y potenciar la comercialización están asesorados por gente del INTA.

Similar es la experiencia de Fundación Gran Chaco, que trajeron las producciones de más de 1200 productoras de Formosa, Chaco y Salta. “En estas comunidades los hombres y las mujeres se encargan de tareas distintas. Mientras ellos hacen la forestación, hacen apicultura o tallan madera, ellas se encargan de las artesanías en chaguar, una hierba de la zona. Le sacan la fibra, lavan, tiñen con frutos del monte y hacen el bordado”, explica Lorena Machado, diseñadora y profesora en las comunidades de confección, que además les enseña a utilizar máquinas industriales para que mejoren la productividad.

“Acá, son las mujeres de la comunidad las que capacitan a otras mujeres, y el objetivo es siempre que agreguen valor a sus producciones”, agrega Machado. A la feria trajeron carteras de chaguar, fundas de almohadones, algunas prendas femeninas y miel producido a partir del néctar de la algarroba, pero la estrella del stand son las piezas artísticas en las que las comunidades exponen los elementos que ven en sus cotidianidad: “Hay tallas humanas realizadas por los hombres, que muestran imágenes como la del cazador o el pescador, y muñecos hechos de alambre y lana, que surgieron a partir de proponerles que trabajaran con los animales que los rodean”, cuenta. Ciervos, patos, osos hormigueros, escarabajos, liendres gigantes, perro-lobos o ranas forman un abanico de imágenes donde lo mágico y lo terrenal se fusionan.

Lanas y cueros
Dos tucumanas trajeron la historia de su tierra en lanas que están siendo furor en la feria. “Manos Calchaquíes” es el nombre de la asociación de Laura Escobar y María Esther Lucena, quienes trabajan con telares triangulares, rectangulares, y si lo necesitan trabajan con horquilla, dos agujas, al crochet o, incluso, telares con forma de flores.

Laura Escobar es oriunda de Amaicha del Valle, y sus raíces están ligadas a los telares “Ya cuando era chiquita trabajaba con telares de pie, incrustados en la tierra. Acá tenemos algunas lanas naturales, y otras teñidas naturalmente. Por ejemplo, podemos utilizar cáscara de cebolla, remolacha, té o azafrán”, explica, quien agrega que un poncho para chicos les puede insumir un día de trabajo, y una capa, tres días. Además, trajeron “mecha” una lana que combina un vellón blanco puro y un hilado fino que llaman la atención a distancia.

La historia de Nicolás Pernas, de Salta, fue animarse a revitalizar la técnica familiar del trabajo en cuero. “Mi abuelo tenía una fábrica en la que se hacían botas, camperas, sombreros, todo en cuero. Mi padre luego la continuó, pero no supo administrarla y tuvo que cerrar, y yo me animé a reabrir, a retomar esos conocimientos y ponerlos en marcha. Hoy debo ser uno de los pocos en Salta que sigo armando la bota a mano”, se enorgullece. Y no es para menos: además de los tradicionales trabajos en cuero de vaca o carpincho, en su stand hay cintos, alpargatas, boinas, chalecos y camperas hechas con cuero de chancho, iguana e incluso búfalo.

Para conocer las grillas de actividades y toda la información sobre la feria ingresar a https://www.caminosysabores.com.ar/grilla-cocina/

DATOS UTILES
Viernes 6 al lunes 9 de julio en La Rural
Horario de apertura al público: 12 a 21 horas
Entrada al Predio de La Rural: Av. Sarmiento 2704, Ciudad de Buenos Aires
Precio de la entrada: $40
Clientes Cablevisión y lectores de 365, entrada 2×1 todos los días.
Menores de 8 años no abonan entrada. Los menores de 16 años no pueden ingresar sin la compañía de un adulto.
Web: www.caminosysabores.com.ar
Facebook: caminosysabores
Twitter: @feriacys