08/07 – El sabor único de una cerveza artesanal

En el Caminos de las Bebidas, los expositores invitan a degustar diversas variedades de marcas y gustos. Dos casos: desde Santa Clara del Mar a Santa Fe.

En Caminos y Sabores, lo artesanal cobra vida, por ejemplo, en forma de cerveza. Por caso, la Cervecería Social trae desde el interior de Santa Fe cervezas artesanales hechas con la pasión de los amantes de esta bebida. La producción está a cargo de Hugo Schaufler, un descendiente de alemanes y maestro cervecero con más de 25 años de experiencia.

Sergio Brikman es uno de los dueños de esta empresa ubicada en San Jerónimo del Sauce, un pequeño pueblo al oeste de Santa Fe capital. Junto con la distribuidora Craft Beer trajeron a la feria de alimentos regionales, artesanías y turismo las mejores opciones de cerveza artesanal, como su marca Sauce y la premiada Antares, que fue elegida cervecería del año en la South Beer Cup 2013.

“Nos enfocamos en la producción de lotes chicos y sabrosos, no en el volumen. Nuestras cervezas no se comercializan en supermercados y no buscamos competir con las marcas populares. Apuntamos a otro tipo de consumo, más gourmet, donde la experiencia de degustar la cerveza va mas allá de saciar la sed”, asegura el emprendedor. Sus productos son elaborados con materias primas especiales para conseguir ese sabor tan especial, con ingredientes que le den el perfil artesanal. Las cervezas son 100% de malta, se utilizan levaduras y lúpulos de todo el mundo y no llevan conservantes.

Entre sus especialidades se destacan la cerveza de trigo (estilo Weissbier), donde además del uso de cebada malteada en el proceso, se utilizan trigo y levaduras especiales que le dan un aroma frutal de banana y clavo de olor. Se trata de cervezas rubias, livianas y refrescantes. También producen la variedad Porter, de un color negro intenso, con una espuma densa y leves aromas de café y chocolate. Estas son ideales para acompañar postres o carnes asadas. Además, presentan una amplia variedad de cervezas que varían en su amargor, cuerpo, apariencia y aromas.

“Intentamos difundir la idea de que la cerveza no se enfoque únicamente en las lager, rubias y livianas”, admite. Así como pasa con el vino, una buena cerveza tiene sus secretos y debe ser acompañada de una buena comida para así potenciar la experiencia del buen comer y beber. Por este motivo, en su stand se dará un taller de cómo utilizar la cerveza en la cocina y cómo maridar estos platos con los diferentes estilos.

“Todos los productores de cerveza artesanal somos pequeñas empresas, familiares, que gracias a la pasión por lo que hacemos nos podemos mantener un mercado liderado por grandes corporaciones multinacionales. Si la gente puede irse de la feria sabiendo más sobre cerveza artesanal, estaremos satisfechos”, concluye.

Corsario Negro expande sus variedades

Santa Clara del Mar es la capital nacional de la cerveza artesanal y desde allí esta marca se convirtió en un referente cuyos cortes encuentran un excelente eco en la feria.
Corsario Negro es una de las firmas cerveceras más emblemáticas de Santa Clara del Mar, declarada un puñado de años atrás como Capital Nacional de la Cerveza Artesanal. Desde hace 15 años Miguel Korol le dedica su vida a Corsario Negro, promoviendo nuevos sabores que brinden alternativas a los paladares más exigentes.

Así surgieron las variedades Golden Ale, cerveza rubia del tipo más tradicional, una negra fuerte denominada Black Porter, una negra suave en base a avena llamada Black Stout, y una rojiza, Red Bitter. “Todas tienen una excelente aceptación, aunque depende del paladar de cada uno”, sostiene Korol.

“La Golden Ale es la que más se adapta al paladar de los argentinos que tienen una clara tendencia hacia las cervezas rubias. Y se adapta a un sinfín de comidas. Las dos variedades negras son buscadas por quienes buscan una bebida con más cuerpo. Es más amarga, especial para acompañar platos ricos en calorías. La Red Bitter, es nuestra vedette, con un sabor diferenciado ligeramente frutado que vale la pena probar”, reseña.

Como todo productor artesanal, siempre está buscando alternativas para hallar nuevos canales de distribución. Ese fue uno de los factores que los impulsó a participar por primera vez en Caminos y Sabores, donde encontró una excelente respuesta a sus productos. En paralelo, lentamente consolida su comercialización en el interior del país y ahora busca expandirse hacia el área metropolitana.

“Existe un nicho de gente especializado en el segmento gourmet y delicatessen y pequeños bares que trabajan de una manera diferenciada y distinguen a sus clientes con alternativa de mayor calidad. Nosotros estamos en condiciones de apuntar a ese sector, a partir de la producción artesanal”, explica Korol.